Iniciando Un Negocio Con Un Dólar En Tus Manos

 (Primera Entrega)

Siempre en revistas empresariales, veo como en los ejemplos de emprendedurismo empresarial, figuran personajes de Alta sociedad con empresas espectaculares que emplean a miles de personas. Realmente es bueno, pero ¿que hay de todos aquellos que comenzaron con un dólar en la bolsa y ahora ya van caminando poco a poco con su empresa?

No estoy en contra de los primeros, ya que hay personas también que inician con mucho dinero y lo pierden todo,  pero la gran mayoría tiene oportunidad de comenzar su propio negocio, si planifica, rectifica y administra de la mejor forma sus recursos y esos son los mejores empresarios, los que iniciaron de cero.

La lucha de todos: Iniciando la vida sin nada.

Cuando terminé mis estudios de Secundaria, lo menos en lo que podía pensar era en poder colocar mi propio negocio. Duro, pero la realidad mía y de muchos es que con la pobreza en la que había logrado sacar mis estudios, obtener un trabajo donde pudiera obtener un salario era lo más realista en ese momento.

Sí, me esforcé mucho en mis estudios de secundaria, logré obtener buenas notas y una vez terminados mis estudios, me fuí en busca de un trabajo. Tuve la suerte de obtener un trabajo de Auxiliar de Contabilidad  en la cual se me pagaría un salario muy por debajo del Sueldo mínimo legal, pero no me importo, pues lo único que necesitaba era aprender el trabajo de oficina.

Asi, con un salario de $ 45.71 dólares mensuales comencé mi odisea de aprendizaje,  una verdadera odisea, ya que aprender todas las técnicas contables que se aplicaban en esa empresa, eran muy distantes a las que yo había aprendido en la secundaria.

Pese a que había trabajado en la finca como jornalero, donde ganaba un poco mejor que lo que percibía en la oficina, era indudable que mis proyecciones eran a futuro, ir escalando posiciones dentro de la empresa.

Pase mi primer año y luego me posicioné mejor y logré pagar mis estudios universitarios, con la ayuda de los jefes, trabajaba y estudiaba hasta que saque mi título y a partir de ahí, opté por ir descubriendo más.  Si descubrir, ya había pasado casi 10 años como empleado, y fue así que un día decidí por ir independizándome en un negocio propio.

Bueno, y ¿por que mi historia?¿ A quien le interesa? A muchos, la verdad que son muchos jóvenes que están luchando y sufriendo muchas situaciones que incluyen Hambre y pobreza para poder superarse,  me atrevo a pensar que la mayoría pasamos muchos momentos de angustia en el duro camino de la superación.

desempleoEn estos momentos, las tasas de desempleo de nuestros países es muy alta y por lo tanto la otra opción que tienen los más jóvenes para obtener ingresos sanamente, es iniciando un negocio propio.

La independencia económica y los primeros grandes errores

Con un gran esfuerzo había logrado comprar mis Archiveros, sillas, escritorios y otros accesorios necesarios en mi oficina, lo cual lo hice por medio de mis ahorros que lograba hacer, con el salario que devengaba como contador de la empresa.

Acá viene lo bueno, llegó el momento de iniciar mi propio negocio y eso se paga caro, errores, situaciones penosas y malos entendidos; a decir verdad comencé por colocar mi pequeña oficina contable, pero lo hice desde mi zona de confort: Desde mi empleo.

¡Primer error!  Aunque siempre me dije que era imposible para mi costear los gastos de mi oficina sin contar con un empleo, el servicio en mi oficina se volvió desastroso, y a pesar de todo no puedo negar que conté con la suerte de conseguir muchos clientes en tan poco tiempo.

negaciónSegundo error: Nunca dije No. La verdad que llegaban clientes y buscaban mis servicios, los cuales para mi eran muy difíciles que los desarrollara con mi escaso tiempo. Afectaba el servicio a mis clientes, que indudablemente terminaron alejándose.

Tercer error: Cobrar Barato. La verdad que muchos clientes en tiempos de crisis me ponían el precio de los Honorarios, terminaba regalando mis servicios y las obligaciones siempre tenía que cumplirlas, si sacaba el factor tiempo, definitivamente cobraba casi a $ 1.00 la hora. Desastroso.  Claro el cliente siempre tiene la razón el servicio siempre lo pedían con la calidad necesaria.

Conclusión

Muchos nos vamos por el camino que yo tome, estudiar, trabajar y ahorrar, para luego iniciar un negocio.  Parece saludable, pero hay que tener siempre mucho cuidado a la hora de comenzar, ya que lo que a veces parece muy bueno, en mi caso tener muchos clientes, significó un suicidio empresarial. No pude tener un buen control de los pedidos de mis clientes y fracasé en no tener un plan estratégico para atender mi clientela.

Esta oficina aún la conservo, buscando socios estratégicos que me ayudaron a salir del problema y ahora conservamos un selecto grupo de clientes, con los cuales ya trabajamos de memoria.

Este fue mi primer paso a mi independencia, sin embargo en la próxima entrega te detallaré otros errores que cometí al colocar otros negocios, fuera de mi profesión, de los cuales saqué muchos conocimientos para salir del trance que representa el inicio de un negocio.

Si tu has tenido los mismos problemas en iniciar tu negocio, o mejor aun, si has tenido líos peores, compártelos acá, déjanos conocer y aprender mas de tus aportes.

 

Leave a Reply

shares